Columnas

Columnas (109)

 

La lona “Anímate Chuy, es hora de transformar Sinaloa” fue la mecha que prendió el fuego e inició la serie de destapes de una elección que se sabía será adelantada, pero no tanto. Todos hombres, ni una mujer, que de entrada son más cuidadosas. La convocatoria para la elección del 6 de junio del 2021 debe salir en septiembre de este año.

 

El súbito ascenso que tuvo Morena en el 2018 y el arraigo que aún mantiene el PRI en Sinaloa permiten a estos dos partidos posicionarse como las dos marcas más codiciadas por los políticos que suspiran por las candidaturas en el proceso electoral que arranca este año y concluye con la elección constitucional del 2021 el primer domingo de julio.

 

Mucho se escucha el tema de la narcopolítica en Sinaloa, el narcotráfico no sólo conformado con patrocinar y recibir beneficios desde la administración pública, sino el narco infiltrado con posiciones políticas dentro de las administraciones municipales.

 

Muchas inconsistencias valen la pena enumerar de la balacera en Culiacán del pasado jueves 17 de octubre de la que se sabe el gobierno federal agarró y soltó a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

 

¿A qué viene Andrés Manuel López Obrador a Sinaloa? En política nada es casualidad. Y si bien el Presidente de la República vino este viernes a cumplir un deseo de su amor por el béisbol al inaugurar el estadio de los Algodoneros de Guasave, también viene a que le aplaudan y a marcar territorio en este momento preámbulo a la pelea por las dirigencia estatal y municipales de Morena en Sinaloa.

 

Al secretario del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Estado (Stase), Gabriel Ballardo, se le ha complicado el cierre de su periodo y más aún, su sucesión, porque son demasiados los candidatos internos y externos, por no haber contado con el apoyo del gobernador Quirino Ordaz Coppel y por el desgaste común de los últimos meses de un dirigente.

 

Al alcalde de Navolato, Eliazar Gutiérrez Angulo, se le está complicando la posibilidad de reelegirse. En primera, porque es quizás el peor año en gestión de inversión al inicio de una administración y, en segunda, por la cada vez más fuerte llegada de las nuevas generaciones con energía, visión, relaciones y actualizaciones.